Instituto Roosevelt sede principal: Carrera 4 Este # 17 - 50 Bogotá D.C. | PBX (571) 353 40 05 | Citas: (571) 353 40 16 - (57) 313 883 5465 | Asesoría comercial: (57) 313 267 2249 |

Comida=Salud

Comida=Salud

Para nadie es un secreto que la forma en la que comemos determina la salud que tenemos.  Adagios populares dicen que somos lo que comemos y no se equivocan.  Por ejemplo los grandes problemas de obesidad del mundo aparecieron con la revolución industrial, tiempo a partir del cual el mundo empezó a cambiar su alimentación basada en productos naturales y empezó a consumir productos procesados.

La revolución migró el tiempo que antes los humanos usaban para cocinar y lo reemplazó con grandes jornadas de trabajo, en las cuales apenas había tiempo para comer lo más rápido posible.  Desde esa época la comida rápida se ha venido popularizando y con esta popularización de comida procesada han aumentado enfermedades como la diabetes, enfermedades del corazón y situaciones como tensión alta y elevados índices de colesterol.

Cuando la comida dejó de ser importante las enfermedades se incrementaron.

¿Entonces que debemos hacer?

Lo primero es retomar la conciencia de la importancia de alimentarnos correctamente.  No es lo mismo comer que alimentarse.  La propuesta del Plan Preferencial del Instituto Roosevelt es que a la hora de comer pensemos en lograr una adecuada alimentación a partir de lo que comamos.

En general la recomendación es a reducir la ingesta de comida que no nos alimenta y si aporta mucha azúcar a nuestro cuerpo.  Tal vez el primer cambio a lograr es eliminar las bebidas azucaradas.  Las gaseosas nos aportan mucha azúcar y no nos nutren. Así que el primer cambio es eliminar las gaseosas.  El agua pura siempre será una gran opción o si prefiere agua con gas pues adelante.

Segundo gran cambio sería reducir el consumo de productos procesados, en términos generales prefiera consumir productos naturales.  De pronto la próxima vez que sienta hambre piense en una fruta, quizás un banano, en vez de productos de paquetes.   Cuando piense en consumir proteína prefiera carne, pollo o pescado fresco a productos procesados tales como jamones o salchichas.   Además de lograr una mejor nutrición consumiendo productos naturales en muchas ocasiones se ahorra dinero.

Tercer gran cambio, en la medida de lo posible cocine sus alimentos.  Muchos pensarán que no tienen tiempo, este es un paradigma bastante común, pero sabiendo hacer preparaciones saludables y rápidas podemos prevenir enfermedades y conservar lo mas preciado que tenemos: nuestra salud.  Cuando cocinamos además de alimentarnos correctamente, porque utilizamos muy buenos ingredientes podemos mejorar nuestra relación de familia.  Sentarse a comer en familia tiene beneficios de unión familiar y nos permite concentrarnos en lo que estamos comiendo, un consejo final, no prendan el televisor mientras comen.

 

Pronto mas consejos de salud y alimentación

Agencia: Shape Marketing (www.shapemarketing.co)
Escrito por: Juan Carlos Briceño
Fuente de información: Stanford University – Introduction to food and health